Síguenos en:

Desconocidas & Fascinantes

Publicado el junio 22nd, 2015 | por InOutRadio

0

Desconocidas & Fascinantes: ‘Annemarie Schwarzenbach : Ángel inconsolable por Isabel Franc

Pelo a lo garçon, expresión triste, cuerpo estilizado; su imagen emana una belleza andrógina difícil de resistir. Quienes la conocieron no quedaron indiferentes ante su enorme atractivo. Roger du Gard la bautizó como El ángel inconsolable y Carson McCullers, le dedicó su libro Reflejos en un ojo dorado. Tenía una inteligencia y una cultura poco frecuentes. Doctora en historia, arqueóloga, reportera, fotógrafa y novelista, reflejó en sus libros tanto las costumbres y los paisajes de los países que visitó como su búsqueda incesante de la felicidad.

anne2

Nació en Zurich en 1908, en el seno de una familia rica y conservadora. Su madre, en muchos aspectos, la educó como a un varón. Melómana y controladora, le inculcó su amor por la música, hizo que cursara la primaria en casa y no veía bien que su hija escribiera, porque sentía que en ese espacio no podía dominarla. Cuando en la secundaria, Annemarie ingresó en el instituto, aprovechaba para hacer escapadas al teatro y en una de ellas conoció y se enamoró de una actriz. Su madre, al enterarse la envió a un pensionado para jóvenes de buena familia.

En 1930 conoció a Erika y Klaus Mann, enfants terribles del mundo intelectual alemán, con quienes mantuvo una larga y complicada relación de dependencia, amor y odio. El amor que sintió por Erika nunca fue correspondido. La hija de Thomas Mann la trató siempre como a una hermana menor.

Annemarie_SchwarzenbachPrivat

A comienzos de los años 30 se instaló en Berlín, la ciudad europea con la más intensa vida nocturna del momento. Frecuentó locales de lesbianas, bebía y hacía el amor de forma promiscua hasta que la euforia pasó y tuvo una crisis nerviosa. Huyó de Alemania cuando el nazismo tomó el poder y creó y financió la revista Die Sammlung de oposición a Hitler en la que colaboraron importantes intelectuales antinazis.

Adicta a la morfina, Annemarie encontró en la escritura la única manera de combatir la angustia y escapar del vacío. En su huída de lo que se llamó “la enfermedad de Europa”, realizó una serie de viajes a Persia donde trabajó en una cantera arqueológica. Allí se casó con el diplomático Claude Clarac y conoció a Yalé una joven persa enferma de tuberculosis de la que se enamoró y, esta vez, sí fue correspondida. Pero al enterarse, el padre de Yalé encerró a su hija y le prohibió ver a Mme. Clarac. La historia de este amor está contada en Muerte en Persia, un diario impersonal, mezcla de autobiografía, ficción y libro de viajes.

annemarie-schwarzenbach-picnic

Pasó después dos largas temporadas en América haciendo reportajes y artículos. En 1938 conoció a Ella Maillart y juntas realizaron un viaje a Afganistán en el Ford de Annemarie. Una iniciativa atrevida e insólita, tratándose de dos mujeres, que despertó asombro y cierto escándalo entre la población afgana. De esa aventura queda un testimonio escrito que próximamente editorial Minúscula publicará en castellano. A su llegada a Kabul se enteraron del estallido de la segunda guerra mundial y decidieron separarse. Maillart partió hacia la India y Annemarie fue a recorrer el Turkestán afgano. Cuando regresó a Europa, en 1940, encontró un continente devastado por el huracán nazi.

Después de todo ese periplo de viajes, su adicción a las drogas y varios intentos de suicidio, el destino tenía reservado para su final lo que parece una broma macabra. Estando en Sils (Suiza), se cayó de la bicicleta y se golpeó la cabeza con una piedra. Murió tres meses más tarde como consecuencia de ese accidente. Tenía 34 años.

Para saber más: Encontrareis una biografía de Annemarie Schwarzenbach por Dominique Grente en Circe 1991. Muy recomendable la de Areti Georgiadou, La vita in pezzi ,Tufani 2000. Imprescindible leer Muerte en Persia. Minúscula 2003.

 

 

 

 

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Tags:


Acerca de la autora



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al principio ↑