Síguenos en:

Desconocidas & Fascinantes

Publicado el septiembre 15th, 2014 | por InOutRadio

0

Desconocidas & Fascinantes: Elisa y Marcela, contra viento y marea por Virginia Garzón.

Esta es la historia de dos mujeres

que se atrevieron a desafiar las reglas sociales, morales y religiosas del tiempo que les tocó vivir. Sus protagonistas son un ejemplo de convicción, compromiso y valentía, pero, sobretodo, de profundo amor.

descarga (1)

Elisa y Marcela habitaban el olvido hasta que, en 1993, alguien les dio voz. Fue Narciso de Gabriel, catedrático de Teoría e Historia de la Educación y actual decano de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de A Coruña. Estaba investigando los expedientes disciplinarios a los que fueron sometidos los maestros y las maestras en Galicia durante la segunda mitad del siglo XIX y la primera década del siglo XX, cuando se encontró con un expediente singular. Según el documento, una maestra llamada Marcela fue separada del Magisterio por haberse casado con otra mujer.

Sorprendido y curioso, durante 15 años se dedicó a rastrear las huellas de ambas a través de archivos y prensa. El resultado fue el libro Elisa y Marcela: más allá de los hombres, publicado en gallego en 2008 y, dos años después, en castellano.

Elisa Carmen Sánchez Loriga nació en A Coruña el 8 de septiembre de 1862. De Marcela Gracia Ibeas sabemos que fue bautizada en la ciudad de Burgos el 27 de junio de 1867y que vivió en un hospicio durante diez años hasta que fue legitimada cuando sus padres contrajeron matrimonio.

Elisa y Marcela se conocieron a mediados de los ochenta del siglo XIX, cuando Elisa rondaba los 23 años y Marcela los 18, y estudiaban ambas Magisterio en A Coruña. Su amistad en seguida levantó sospechas y una fuerte desaprobación debido a su intensidad y a la imperiosa necesidad de estar juntas. Ante el temor a un escándalo, la madre de Marcela la envió a Madrid. De nada sirvió que Elisa, el día anterior a la partida de Marcela, se presentara en casa de su amiga y se enfrentara incluso al padre, quien le impidió verla. Sin embargo, el destino quiso que poco después se reencontraran en el municipio coruñés de Dumbría, donde convivieron sin levantar sospechas durante un tiempo. Como señala Narciso de Gabriel, en aquella época la convivencia de dos maestras solteras no resultaba sorprendente dado que era el estado civil de la mayoría de ellas.

descarga

Un día decidieron casarse, algo imposible en aquella época. Diseñaron entonces un plan: fingieron enfadarse. Hay constancia de varias reyertas de las que fueron testigos los vecinos, por lo visto motivadas por los celos que los pretendientes de Marcela despertaban en Elisa, que incluso retó en duelo a uno de ellos, aunque, por fortuna, desestimó el requerimiento. Llegó a ser arrestada en varias ocasiones, y debido a su carácter brusco y su aspecto viril, en el vecindario se la conocía como O Civil.

Como consecuencia de esta tormentosa etapa, estuvieron un tiempo sin verse. Posteriormente, Marcela anunció que se casaría con Mario, el primo de Elisa. Y así, el 8 de junio de 1901, en la céntrica Iglesia de San Jorge de A Coruña, Marcela contrajo matrimonio con él, con testigos y fotos y toda la parafernalia. Sin embargo, Mario no era otro que Elisa disfrazada de hombre. La ceremonia había sido un engaño del que solo eran cómplices una vecina de la madre de Marcela y el tío de Elisa.

Su interpretación es incluso hoy digna de reconocimiento ya que dedicó todo el tiempo que duró el supuesto enfado a masculinizar su aspecto: se cortó el pelo, pasó a vestir ropa de hombre, empezó a fumar e, incluso, cultivó un modesto bigote. Consiguió después una identidad falsa bajo el nombre de Mario e inventó un pasado ateo. Incluso logró engañar al párroco de la Iglesia, que la había bautizado y que accedió a celebrar el matrimonio.

Pero no sólo el ingenio de Elisa ayudó a su unión, sino también el hecho de que Marcela estuviera embarazada. No tenemos datos sobre la causa y circunstancias que lo motivaron; según el investigador, el “embarazo accidental” les sirvió de excusa para oficializar su relación y evitar la vergüenza de ser una madre soltera.

Elisa y Marcela contrajeron matrimonio un siglo antes de existir en España una ley que permite casarse a dos personas del mismo sexo. Fueron pues aguerridas pioneras.

Desgraciadamente, poco después el engaño se descubrió y saltó a la prensa provocando un tremendo escándalo no sólo en nuestro país, sino también en otros países europeos como Bélgica, Francia o Inglaterra. Algunos titulares refieren: “Asunto ruidoso: un matrimonio sin hombre” o “Novios de contrabando”. Mientras tanto, las revistas gráficas de la época mantuvieron una lucha encarnizada para reproducir la foto de la célebre ceremonia, realizada por un fotógrafo de origen francés.

El desengaño y profundo malestar del vecindario y el párroco que las casó desembocó en una terrible escena: rodearon la casa de las maestras y gritaron toda clase de insultos y amenazas. Querían que Mario/Elisa saliera y diera la cara y comprobar cual era realmente su sexo. Unos agentes de policía empezaron a hacerles preguntas y Elisa afirmaba ser hermafrodita mientras Marcela sostenía que “tiene más de hombre que de mujer” o  que “Elisa es común a uno y otro sexo”.

Las autoridades españolas dictaron orden de búsqueda y captura y nuestras protagonistas tuvieron que huir. Se refugiaron en Oporto, Portugal, donde al cabo de unos meses, el 6 de enero de 1902, Marcela dio a luz una niña.

Pero poco duró la felicidad en el hogar, puesto que pronto fueron detenidas y encarceladas, acusadas de falsedad documental y travestismo. Afortunadamente, la sociedad portuguesa se volcó con ellas y finalmente fueron absueltas de todos los cargos. Sin embargo, el proceso de extradición a España seguía abierto y, por ello, huyeron a Buenos Aires.

Allí Elisa, aficionada según parece a los cambios de identidad, se convirtió en Maria y se casó con un danés adinerado de avanzada edad con la intención, según parece, de heredar pronto su fortuna. Pero, se negó a consumar el matrimonio y el marido dudando de su verdadera condición sexual acabó denunciándola. De nuevo se iniciaron trámites judiciales contra Maria-Elisa, pero, en esta ocasión, le resultaron favorables.

A partir de aquí ya no hay más pistas sobre Elisa y Marcela. Dejaron de aparecer en los medios de comunicación y, de este modo, recuperaron el anonimato para, esperamos, vivir felices y comer perdices.

Resulta curioso constatar que, a pesar de la conmoción social que causó este matrimonio, y a pesar también de los innumerables obstáculos que tuvieron que sortear sus protagonistas, el acta de la boda no fuera anulada. En el Registro Civil de A Coruña sigue constando esta boda como legal y legítima.

descarga (2)

“Me gustaría que (con este libro) la gente aprendiese sobretodo, como yo he aprendido, la necesidad de que reconozcamos a las personas tal como son y sin necesidad de que se ajusten a los patrones que podemos considerar usuales”. Narciso de Gabriel

Para saber más:

Narciso de Gabriel Fernández, Elisa y Marcela : más allá de los hombres, Barcelona, Editorial Libros del Silencio S.L., 2010, 480p., ISBN 13: 978-84-937559-7-3

Entrevista a Narciso de Gabriel

Para las cinéfilas: la directora Isabel Coixet adaptará próximamente al cine la novela publicada por Narciso de Gabriel.

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Tags: , ,


Acerca de la autora



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al principio ↑