Síguenos en:

Ágora Poética

Publicado el abril 11th, 2014 | por InOutRadio

0

Ágora Poética ‘Carpe Diem’

sia

LA CANÇÓ DEL CARPE DIEM

Aprofitem el día,

i la nit;

gaudim del sol i de la lluna,

no rebutgem els estels,

desitjos petits tan oblidats.

 

Cantem i ballem,

al capvespre,

i a la matinada;

saludem cada nou dia,

amb la rialla segura,

que amaga tots els dubtes.

 

Llancem-nos al mar de la vida,

sense por,

encara que sigui molt fosc.

 

Una espurna de llum de lluna

ens marcarà el camí

que queda per recórrer,

abans la fals justiciera

no ens segui la vida.

 

Caminem sense defallir,

perquè quan el camí arribi a la fita final,

puguem mirar enrera,

tranquils,

per haver fet totes i cadascuna

de les passes.

ANNA COMAS

CANÇÓ DE PRIMAVERA

Cantaré la vida,

com l’ocell que piula

a la finestra,

o picoteja la flor vermella

del gerani?

 

Cantaré la cançó dels rierols

d’aigua lleugera,

que reguen paisatges pintats

de tots els colors del verd?

 

Seré tot una amb la natura,

en sentir la sang bategar

dins d’un cor que fa el sord,

i el mut,

perquè no coneix cap cançó nova?

 

No tinc ganes de cantar,

ni que sigui primavera;

tots els signes del temps

cronològic,

s’esvaeixen quan,

cansada,

albiro el camí massa llunyà,

darrera aquelles muntanyes liles:

les que amaguen tants adéus

sense música.

ANNA COMAS

Si pudieran

Si los hombres pudieran,

-los hombres que odian

a las mujeres-

les quitarían el vientre,

el tacto, el olor y el sabor,

los sentidos;

si pudieran,

les arrancarían el pelo, todo,

menos las cabelleras

que les recuerdan a los caballos

de la guerra;

quieren ser

centauros y capitanes.

Si los hombres pudieran,

-los hombres que odian

a las mujeres-

no dejarían una de sus costillas

viva.

VIKY FRÍAS

El marido que perdiste

En la luna de miel lo olvidaste,

lo dejaste olvidado, niña,

a ese marido

que tu padre te dio.

Lo perdiste en la ruta turística,

en el hotel de cinco estrellas,

en la playa paradisiaca,

o quizá en el crucero por mar.

Era zafio

insolente

engreído

avaro

violento

y muy aburrido.

Regresaste sin él.

Lo buscaste unos años

y, al no encontrarlo,

te casaste en segundas nupcias

con tus sueños.

Él sigue erre que erre

volviendo a casa cada día,

como si todavía existiera,

pero ya no lo ves.

VIKY FRÍAS

ESTAFA

Sense cap mena de mirament,

M’has clavat una espasa enverinada.

Sento devastats el cos i l’ànima.

 

Per escriure la teva gran estafa

-no parlo de diners, parlo d’amor-,

per descriure la indigna traïció,

grataré la pell dels mots fins arrencar-la

i fer que s’expressin en carn viva.

Les ungles del meu dolor

són ardents i tan esmolades,

que amb elles podria fer sagnar,

ara mateix,

els marbres freds dels temples que m’estimo.

MONTSERRAT GALLART

DESAMOR SOBTAT

El desamor sempre és de color negre;

és daga contundent que sega l’aire.

Si baixo al fons de mi, trobo el dolor

que m’has deixat a les parets de l’ànima

i als porus de la pell ara mig morta.

Per les voltes del meu celler ressona

la música clàssica dels diumenges

que no pot reemplaçar la teva veu.

La meva platja ha esdevingut soguer.

Em manca la teva presència,

el bes anhelant de la passió,

l’abraçada de totes les certeses,

el pa amb tomàquet i el cafè

del diàleg, la festa i la concòrdia.

M’has arrencat de tu amb tall innoble

i ara mastego la pena,

els vidres trencats del teu tracte,

la injustícia de l’exclusió.

Jo he perdut la partida;

tu, tota la innocència.

MONTSERRAT GALLART

DEUDA IMPAGABLE

Reclinarme en tu regazo,

sentir el calor de tus caricias,

disfrutar del olor de tus manos

con fragancias de especias,

adormecerme en el sueño de la infancia,

escuchar las voces de mi padre

hablando de sus pálidas batallas.

Te he disfrutado, explotado,

agotado hasta el cansancio

sin imaginar que podrías querer algo

más allá de nosotros.

Siempre estabas allí, inamovible

como árbol centenario

que despliega sus múltiples raíces

para sostén, refugio, descanso

de quien llega privado de sustento.

Absorta en la urgencia de vivir

en la que se embarcaba

mi juventud atropellada

no supe entrever, madre,

la devastadora soledad

a la que te confinaban tus renuncias

ni lo que de tus ansias olvidabas

para seguir estando a tu manera.

Ahora que tu muerte

me cercena el acceso a tus palabras,

sólo puedo valorar la magnitud

de lo que has dado a través de tus silencios,

de tus iras, de tus risas, tus enfados

dejándome el recuerdo arrepentido

de una deuda que jamás podría pagar

aunque quisiera.

CLAUDIA TRUZZOLI

LA DESOLADA BABY JANE

Ella se mira al espejo

creyendo ver en él la hermosa niña,

aunque las insolentes arrugas

desmientan que sea esa.

Reinventa en sus recuerdos

ese añorado aire de reina

que tenía entonces su belleza

y encuentra, a su pesar,

un resto degradado que aún vacila

acercarla a ser princesa.

No quiso en su vida lazos amorosos,

sino el salvoconducto a los placeres

que su imagen le ofrecía,

y atrapada quedó en un embeleso

donde el paso del tiempo no contaba.

Apostó con un mal juego

a una carta equivocada

y olvidó llenar sus alforjas

con algo más que el simple afán

de ser deseada.

Ya ni puede llorar su decadencia

sin pensar que las lágrimas

estropearán ese disfraz de juventud

que el estudiado maquillaje

intenta componer en su mirada.

Ni las fábulas ni las máscaras

que procura inventar cada mañana

consiguen seducir a Cronos

el que implacable,

ejecuta su venganza.

CL

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Tags:


Acerca de la autora



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al principio ↑