Síguenos en:

The Moonflower

Publicado el febrero 15th, 2021 | por Esther Jiménez

0

"Orlando": Una biografía en movimiento, por Esther Jiménez

FacebookTwitterWhatsAppGoogle+Compartir

The Moonflower: "Orlando": Una biografía en movimiento, por Esther Jiménez

Buenos días, buenas tardes, buenas noches… ¿Qué tal estáis? Espero que muy bien. Yo estoy emocionada porque, tal y como os prometí, hoy vengo a hablaros sobre Orlando, una de las novelas más ilustres de Virginia Woolf. Esta novela me la leí el pasado verano y para mí fue como tener un viaje interior. Si os soy sincera, aunque me encante Virginia Woolf, siempre tardo mucho en leer sus libros porque me parece que hay que estar atenta a todo lo que leo. Sin embargo, este libro me costó muchísimo menos.

Bueno, ¡vamos a ponernos en marcha! Orlando se publica en 1928 y es descrito como una exploración del papel y la percepción del género a través de la historia en el formato de una biografía un poco experimental. Y esto, ¿qué quiere decir? Pues que aquí ya no tenemos la típica novela modernista que os contaba en el primer episodio en la que no pasa nada y vamos haciendo viajes de conciencia. Aquí, hacemos viajes en el tiempo (otra vez movimiento) y vemos qué trato recibes según seas mujer u hombre ya que Orlando nace siendo hombre pero años mas tarde… se despierta siendo mujer. No olvidemos que Orlando es la maravillosa Vita Sackville West y que hay muchísimas referencias a su vida. Qué innovador, ¿no creéis?

Entonces si describimos lo que pasa en el libro, Orlando nos narra la parte de la trayectoria vital de un chico aristócrata perteneciente a la corte de Isabel I de Inglaterra que, de un día para otro, se despierta encarnado en mujer. Quiero poneros un poquito en contexto para aquellos que no sepáis mucho de esta época. El periodo isabelino pertenece a la primera parte del renacimiento en Inglaterra en el que Isabel I reinó en el siglo XVI. Esta chica era la hija de Ana Bolena. ¿Os acordáis de un señor llamado Enrique VIII que mató a unas cuantas de sus esposas y se declaró líder de la iglesia anglicana? Pues esta chica es su nieta. Venimos de una época llena de muertes ya que tras la muerte de Enrique VIII y de su hijo Eduardo VI, María, la hija de Catalina de Aragón, reina en Inglaterra. Esta chica se vengó de todos los anglicanos (porque era católica) y los mató a todos. Es conocida como Bloody Mary (En español, María la Sangrienta). Sabemos que Isabel I era un poquito mas tranquilita y no hizo tantas persecuciones religiosas. Por otra parte, estamos es la época de Shakespeare en la que la vida tiene lugar en la corte y en la que el ser humano se sitúa en el centro del universo. ¡Estamos en el humanismo! Bueno, volviendo a nuestro muchacho, muchacha o muchache. La progresiva aceptación de Orlando de su nueva identidad nos hace viajar en el tiempo a través de las páginas hasta el siglo XIX. Pista: Estamos en la época Victoriana. Si os acordáis un poco del primer episodio, esta época es la de Charles Dickens. El imperio británico está alcanzando su máximo apogeo, Inglaterra es más rica que nunca. Sin embargo, cuanta más riqueza hay, más pobreza hay. Si alguien ha leído Oliver Twist sabrá que los niños los pobrecitos estaban bastante explotados y las mujeres tenían unas condiciones pésimas de vida.  A la mitad del libro, más o menos, hay un texto que describe el cambio de época de una manera maravillosa. Os lo voy a leer:

Con la novena, décima y undécima campanada, una vasta negrura se arrastró sobre todo Londres. Con la última, la oscuridad era completa. La pesada tiniebla turbulenta ocultó la ciudad. Todo era sombra; todo era duda; todo era confusión. El siglo dieciocho había concluido; el siglo diecinueve empezaba (Woolf 99).

Qué imágenes mas fuertes eh. A mí por lo menos se me eriza la piel pensando en esa época. Bueno, ahora estamos en una época parecida… o peor… Volviendo a nuestra historia, quiero hablaros sobre el tema del género y lo que me pareció más chocante. Cuando Orlando se despierta siendo mujer no noté que hubiese una sorpresa muy grande por su parte. Se lo toma como: Bueno, ahora soy mujer pues a ver qué pasa con esto. Cuando sale a la calle y tiene encuentro con sus conocidos, nadie se da cuenta de su cambio, todo sigue igual. ¡Y esto es maravilloso! Como veis, hay una completa normalización en la sociedad del hecho de que Orlando cambie de hombre a mujer. Nadie se extraña, nadie se sorprende, nadie se aleja de ella… A lo mejor, Virginia nos propone una sociedad en la que se normalizan estas cuestiones o, quizás, nos está diciendo que Orlando nunca fue del todo hombre sino que fue una mezcla entre hombre y mujer y eso era percibido por la sociedad. Sin embargo, Orlando siente un trato diferente a lo largo del tiempo por el hecho de ser mujer. Y aquí es donde entra Knole. ¿Os acordáis de esa propiedad preciosa que Vita debía heredar pero no podía por ser mujer? Pues a nuestra querida Orlando le pasa, no puede heredar sus propiedades y esto le rompe el corazón. De hecho, tiene que preocuparse por casarse con un hombre para poder ser rica porque ya sabéis, ¿una mujer soltera en aquella época? Si Orlando hubiese seguido siendo hombre, esto no habría pasado.

Pasando ahora a la vida amorosa de Orlando, que es lo que nos interesa, Orlando se enamora de Sasha, una princesa rusa que conoce en la corte del rey James I (estamos en el renacimiento y Orlando todavía es hombre). Sasha despierta en Orlando el deseo sexual. Hay que decir que Sasha no es descrita como la típica princesa femenina, sino que también lleva atisbos tanto femeninos como masculinos. Y esto a nuestro Orlando le fascina. A lo mejor se queda fascinado porque se identifica con su naturaleza. Sasha debe de estar basada en Violet Trefusis, la amante de Vita desde 1918 a 1920. Violet o Sasha abandonan a Vita u Orlando y claro, le rompen el corazón. Orlando tiene a Sasha presente en toda su vida. A lo largo del libro vemos como Orlando va teniendo más líos amorosos y como estas personas le cambian por dentro.

También, además de lidiar con cuestiones de género y LGTB, esta novela nos habla de qué significa ser artista. A través de los viajes en el tiempo, Orlando va descubriendo su artista interior. Vemos como empieza siendo un artista atrapado en el cuerpo de un aristócrata y como luego se libera de este cuerpo para entregarse al arte. Esto es gracias a su viaje con los gitanos. Los gitanos y su vida mística abren en Orlando la llave de lo que es el arte para él. También es importante la presencia de un poema que Orlando siempre lleva consigo: El Árbol de Roble. Conforme pasan los años su visión sobre este poema cambia. Por otro lado, nuestra escritora hace referencia a una gran cantidad de escritores constantemente como Alexander Pope, Jonathan Swift, John Milton, William Shakespeare, John Donne…

Ahora, os voy a leer una recopilación de momentos en los que nuestro amigue nos habla sobre el arte, sobre la vida, sobre el tiempo:

“Escribimos, no con los dedos, sino con todo nuestro ser. El nervio que gobierna la pluma se enreda en cada fibra de nuestro ser, entra en el corazón, traspasa el hígado” (107).

“Es el campo. Soy la novia de la naturaleza” (109).

“No necesitaba atacar su época ni someterse a ella; era de ella, pero seguía siendo la misma. Por consiguiente, podía escribir, y escribió. Escribió, escribió, escribió” (118).

“El mundo proseguía como siempre. Mientras ella escribía, el mundo había continuado” (120).

“Estaba compuesto con un respeto de la verdad, de la naturaleza, de los dictados del corazón humano, que era rarísimo, realmente, en estos días de inescrupulosa excentricidad” (124).

“Leyó una frase y levantó los ojos al cielo; levantó los ojos al cielo y los bajó al diario. ¿La Literatura? ¿La Vida? ¿Convertir la una en la otra? ¡Qué monstruosamente difícil!” (126)

Como veis, Woolf nos retrata perfectamente el continuo deseo de Vita de ser una buena escritora, una escritora que escribía arte de verdad.

Bueno, estaréis preguntándoos por qué os recomiendo esta maravillosa obra. Es una lástima no poder contaros todo lo que sucede, primero porque no quiero haceros spoiler y segundo porque me llevaría horas hablando de este libro. Pero os voy a decir una cosa, si os dais la oportunidad de leerlo, tendréis un viaje en el tiempo junto con nuestro amigue Orlando y exploraréis cuestiones de género, cuestiones lésbicas y artísticas a través del lenguaje precioso de Woolf. Me parece fascinante como Virginia nos presenta todo esto entrelazado en una sola novela. En fin, si os habéis leído esta novela o acabáis leyéndola, me encantaría saber qué os ha parecido. Así que espero vuestros comentarios. En el siguiente episodio, hablaremos sobre la maravillosa Mrs Dalloway, ¡estoy deseándolo! ¡Muchas gracias por escuchadme y que paséis una feliz semana!

Guion, locución: Esther Jiménez

Tags: , , , ,


Acerca de la autora



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad

Ir al principio ↑