Síguenos en:

The Moonflower

Publicado el diciembre 4th, 2023 | por Esther Jiménez

0

"Tomates Verdes Fritos en el Café de Whistle Stop", por Esther Jiménez

FacebookTwitterWhatsAppTelegramCompartir

InOutRadio · "Tomates Verdes Fritos en el Café de Whistle Stop", por Esther Jiménez

¡Hola a tod@s! ¿Cómo está yendo esa entrada a la navidad? Espero que genial. En este episodio vengo a contaros sobre la novela escrita por Fannie Flagg "Tomates verdes fritos en el café de Whistle Stop". ¿Estás preparade para sumergirte literalmente en esta historia? ¡Allá vamos!

Os dejo aquí una recopilación de fragmentos que me han gustado del libro. A ver qué os parecen:

"Nunca se vio a nadie sufrir tanto. Pensé que ella moriría junto con él. A uno se le partía el corazón verla. Se escapó el día del funeral. Simplemente no pudo soportarlo. Y cuando regresó a casa, lo único que hizo fue subir las escaleras y sentarse en la habitación de Buddy durante horas, se sentó allí en la oscuridad. Y cuando ya no podía soportar estar en casa, se iba y se quedaba con Sipsey en Troutville... pero nunca lloró. Estaba demasiado herida para llorar... Ya sabes, un corazón puede romperse, pero sigue latiendo, igual que siempre" (Flagg 17).

"Es curioso, la mayoría de las personas pueden estar cerca de alguien, y gradualmente comienzan a enamorarse de ellos y nunca saben exactamente cuándo sucedió; pero Ruth supo en qué segundo exacto le sucedió a ella. Cuando Idgie le sonrió y trató de entregarle ese frasco de miel, todos estos sentimientos que había estado tratando de contener se desbordaron en ella, y fue en ese mismo instante cuando supo que amaba a Idgie con todo su corazón".

"Ruth cogió su mano y le sonrió. ‘Mi Idgie es una encantadora de abejas.’

‘¿Es eso lo que soy?’

‘Eso es lo que eres. He oído hablar de personas que pueden hacerlo, pero nunca había visto a una antes de hoy.’

‘¿Es malo?’

‘No. Es maravilloso. ¿No lo sabías?’

‘No, pensé que era algo raro o algo así.’

‘No, es algo maravilloso.’

Ruth se inclinó y le susurró al oído, ‘Eres una vieja encantadora de abejas, Idgie Threadgoode, eso es lo que eres...’

Idgie le devolvió la sonrisa y miró hacia arriba, al claro cielo azul que se reflejaba en sus ojos, estaba tan feliz como cualquiera que esté enamorado en verano” (Flagg 37).

“Unas horas más tarde, Idgie entró a la cocina. Mamá, que estaba desgranando guisantes en ese momento, señaló la carta sobre la mesa, sin decir una palabra. Idgie la abrió, pero lo curioso fue que no era una carta en absoluto. Era solo una página arrancada de la Biblia: Y Rut dijo, No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú vayas, iré yo, y dondequiera que vivas, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios” (Flagg 77).

"’Por supuesto que toda mi gente se ha ido... pero de vez en cuando algunos de los de la iglesia vienen a verme, aunque es solo un hola y adiós. Así es como es, hola y adiós. A veces miro mi foto de Cleo y el pequeño Albert y me pregunto qué estarán haciendo... y sueño con los viejos tiempos'. Le sonrió a Evelyn. ‘En eso estoy viviendo ahora, cariño, sueños, sueños de lo que solía hacer’” (Flagg 88).

"’Sabes, Evelyn, anoche tuve el sueño más encantador. Parecía tan real. Soñé que Mamá y Papá Threadgoode estaban parados en el porche de la vieja casa, agitándome para que me acercara... y muy pronto, Cleo y Albert y todos los Threadgoodes salieron al porche, y todos comenzaron a llamarme. Quería ir con todas mis fuerzas, pero sabía que no podía. Les dije que no podía venir ahora, no hasta que la Sra. Otis estuviera mejor, y Mamá dijo, con esa dulce vocecita suya, 'Apúrate, Ninny, porque todos estamos aquí esperando’. La Sra. Threadgoode se volteó hacia Evelyn, ‘A veces simplemente no puedo esperar para llegar al cielo. Simplemente no puedo esperar. Lo primero que haré será buscar a Railroad Bill, nunca descubrieron quién era.’” (Flagg 127).

"’Mi mamá y la tía Idgie tenían una cafetería. No era más que un pequeño negocio modesto, pero te diré una cosa: Siempre comíamos y también lo hacían todos los demás que alguna vez vinieron allí pidiendo comida... y eso incluía a todos el mundo. Nunca vi a la tía Idgie rechazar a nadie, y era conocida por darle un trago a un hombre si lo necesitaba...’" (Flagg 129).

"Bueno, fue durante la Depresión y, de alguna manera, esta persona llamada Railroad Bill se colaba en los trenes de suministro del gobierno y arrojaba cosas para la gente de color. Luego se bajaba antes de que pudieran atraparlo. Esto duró años, y después, los de color comenzaron a contar historias sobre él. Decían que alguien lo vio convertirse en un zorro y correr veinte millas sobre una cerca de alambre. Las personas que lo vieron decían que llevaba un abrigo largo negro, con un gorro negro en la cabeza. Incluso compusieron una canción sobre él... Sipsey dijo que todos los domingos en la iglesia, rezaban por Railroad Bill, para mantenerlo a salvo" (Flagg 130).

"Lo único que sé es que Idgie iría a su tumba de buena gana antes de permitir que el nombre de Ruth estuviera involucrado en un asesinato" (Flagg 137).

"Escenas de ella vendrían a su mente... Ruth riéndose de Idgie... parada en el mostrador, abrazando a Stump... apartando su cabello de la frente... Ruth preocupada cuando Stump se había lastimado" (Flagg 138).

"Idgie intentó encontrarlo cuando Ruth se enfermó, pero él había estado en algún lugar, viajando en los trenes. Cuando finalmente regresó, Idgie lo llevó al lugar. Ambos entendieron lo que el otro sentía. Era como si, a partir de entonces, los dos estuvieran de luto juntos. Aunque nunca hablaban al respecto. Los que más sufren siempre dicen menos" (Flagg 139).

"La comida se había convertido en lo único que esperaba, y los dulces, pasteles y tartas eran lo único dulce en su vida... Pero ahora, después de todos estos meses de estar con la Sra. Threadgoode cada semana, las cosas habían comenzado a cambiar. Ninny Threadgoode la hacía sentir joven. Evelyn comenzó a verse a sí misma como una mujer con la mitad de su vida por delante. Su amiga realmente creía que ella era capaz de vender cosméticos. Nadie había creído que ella pudiera hacer algo antes, o había tenido fe en ella; y mucho menos ella misma. Cuanto más hablaba la Sra. Threadgoode al respecto y más lo pensaba, menos se desataba Towanda en su mente, golpeando al mundo, y comenzó a verse a sí misma como delgada y feliz, al volante de un Cadillac rosa" (Flagg 141).

"’Ahora, Jonnie, si algo me sucede, quiero que Evelyn tenga estas cosas.' Ella pensaba mucho en ti. Ella siempre alababa sobre ti y decía que estaba segura de que vendrías aquí algún día y la llevarías a dar un paseo en tu nuevo Cadillac. Pobre criatura, cuando murió, apenas tenía algo más que algunos adornos. Eso me recuerda, déjame traerte tus cosas” (Flagg 149).

"’Mira, debe haberme escrito una carta.’ La abrió y leyó la nota: Evelyn, aquí tienes algunas de las recetas originales de Sipsey que escribí. Me dieron tanto placer que pensé en pasártelas, especialmente la de Tomates Verdes Fritos. Te quiero, querida pequeña Evelyn. Sé feliz. Yo soy feliz. Tu amiga, la Sra. Cleo Threadgoode” (Flagg 150).

"Evelyn detuvo el auto y se quedó allí, sollozando como si su corazón se fuera a romper, preguntándose por qué las personas tenían que envejecer y morir" (Flagg 152).

"Ahora que lo pienso, me parece que después de que cerró la cafetería, el corazón de la ciudad dejó de latir. Es curioso cómo un lugar tan sencillo juntó a tanta gente. Al menos todos tenemos nuestros recuerdos, y yo todavía tengo a mi viejo amor conmigo” (Flagg 152).

"El recuerdo y la dulzura de la anciana regresaron en un instante, y Evelyn se dio cuenta de cuánto la extrañaba. Las lágrimas le corrían por la cara mientras colocaba las flores, y luego se ocupó de arrancar todas las pequeñas malezas que habían crecido alrededor de la lápida. Se consoló pensando que una cosa era segura; si realmente hubiera un cielo, la Sra. Threadgoode ciertamente estaría allí. Se preguntó si alguna vez habría un alma pura e inmaculada como ella en esta tierra nuevamente... Lo dudaba... Evelyn comenzó a hablarle tranquilamente a su amiga. ‘Lo siento por no haber venido aquí antes, Sra. Threadgoode. Ojalá supieras todas las veces que he pensado en ti y deseado poder hablar contigo. Me sentí tan mal por no poder verte antes de que murieras. Nunca soñé en un millón de años que no te volvería a ver. Nunca tuve la oportunidad de agradecerte. Si no hubiera sido por ti hablándome como lo hacías cada semana, no sé qué habría hecho’” (Flagg 153).

"Sorprendida, Evelyn recogió el sobre. Dentro había una tarjeta de Pascua antigua, con una imagen de una niña sosteniendo una canasta de huevos multicolores. Abrió la tarjeta: PARA UNA PERSONA ESPECIAL COMO TÚ, QUE ES AMABLE Y CONSIDERADA EN TODO LO QUE HACES, LA MÁS JUSTA, LA MÁS RECTA, MÁS AMOROSA Y VERDADERA, TODO SUMA ¡A TU SER TAN MARAVILLOSO! Siempre te recordaré. Tu amiga. La Encantadora de Abejas” (Flagg 154).

Guion, locución: Esther Jiménez

Tags: , , , , , ,


Acerca de la autora

Soy una gaditana graduada en Estudios Ingleses y apasionada desde muy pequeña por la literatura, el cine y el teatro con representación sáfica. ¡Me encanta analizar y recomendar contenido Lbt!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad

Ir al principio ↑