Síguenos en:

Cocínales

Publicado el septiembre 2nd, 2014 | por InOutRadio

0

CocínaLES: ‘Tostadas danesas’

INGREDIENTES (para 1 mujer)

–      1 sofá-cama o, en su defecto, una máquina de rayos UVA.

–      Conocimientos de inglés (si no se tienen conocimientos de danés)

–      1 disfraz de salmón

sirenitatostadas

La Sirenita de Copenhague, tostadita                                        Las tostadas danesas

PREPARACIÓN

De entrada, esta receta parece del todo imposible de preparar, y eso que, en el fondo, es bien sencilla. Pero, claro, ¿alguien conoce a alguna danesa tostada? ¿Verdad que no? Todas son blanquitas, blanquitas, con esa piel que parece incluso transparente porque nunca ha sido expuesta al sol mediterráneo. No, las danesas no son tostadas por definición, son lívidas porque son nórdicas y el clima no acompaña. Solamente cambian el color de la piel cuando se vienen de vacaciones a España, por ejemplo. Entonces se vuelven rosadas como salmones, y si abusan del sol se ponen rojas, muy rojas.

Así las cosas, está claro que el primer paso para construir esta receta es conseguir que la danesa se tueste. Y para eso tendréis que invitarla a pasar unos días de vacaciones en vuestra casa. La instaláis en el sofá-cama y la lleváis a diario a la playa hasta que se tueste lo suficiente. Otra opción consiste en tostar a la danesa sin que se mueva de su casa, enviándole por mensajería una máquina de rayos UVA. Mirad y comparad precios antes de inclinaros por una u otra opción, pero recordad que, si tenéis a la danesa como invitada deberéis hablar en inglés entre vosotras, porque seguramente ella no sabrá español, ni vosotras danés.

Por lo tanto, esta receta necesita, ante todo, paciencia para esperar hasta que la danesa se tueste. Lo sabréis, evidentemente, por su color de piel; cuando esté canela o tirando a verde aceituna tendréis lista la tostada. Será el momento entonces de calzaros ese disfraz de salmón que habréis comprado en cualquier tienda especializada o que os habrá prestado una amiga excéntrica. Una vez vestidas para la ocasión, todo lo que deberéis hacer será tumbaros sobre la danesa tostada. Y así, entre las dos, una encima de la otra, ella acalorada por un exceso de sol al cual no está acostumbrada, y tú medio asalmonada por el disfraz, habréis conseguido preparar una deliciosa tostada danesa. ¡Enhorabuena y buen provecho!

http://www.recetas.net/receta.asp?ID=1288QV

FOTOS:

http://www.recetas.net/receta.asp?ID=1288QV

viajes.manbos.com

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Tags:


Acerca de la autora



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al principio ↑