Síguenos en:

Artisteando

Publicado el marzo 21st, 2018 | por (Admin) Ana Satchi

0

Artisteando: ¿Traducción o producción nacional de literatura lésbica? Hoy comparamos, novelas de dos en dos, policíacas, romance y humor, desde Librería Cómplices

“En blanco y negro” de Prado G. Velázquez

Rachel J. Bladovich se despierta en una cama que no es la suya. Desnuda. Atada. Cualquiera pensaría que es algo excitante. Y lo sería si no fuera porque tiene un ojo hinchado y la cabeza como un bombo. Señales inequívocas de que está metida en un lío.

No recuerda nada. Salvo que vive en Los Ángeles de 1950. Y que es investigadora privada. Y que no le va bien en la vida. Nada bien. Y que, si quiere salir del embrollo, tendrá que recordar qué faldas o qué caso la han llevado a esa situación. Porque, si de algo está segura, es que hay unas faldas, un marido y un caso de por medio.

«En las páginas de En blanco y negro no falta ninguno de los ingredientes de la novela detectivesca clásica: amantes, traiciones, relaciones peligrosas, una buena dosis de acción, humor y romance. Una mezcla perfecta que la autora combina de forma eficaz y tan vívida que a ratos nos parece estar dentro de las películas hollywoodienses a la que rinde un hermoso tributo.» Susana Hernández.

“La sombra de la duda” de J.M. Redmann

Debería haber sido el caso ideal para Micky Knight: una rubia despampanante le había pedido que localizara a una persona desaparecida. Pero un asunto en apariencia tan sencillo se volvió peligroso e incluso mortal, obligando a Micky a recorrer una tortuosa trayectoria desde un local de espectáculos eróticos del Barrio Francés de Nueva Orleans pasando por una rica mansión junto al Mississippi y hasta las turbias y oscuras aguas de los pantanos de su infancia.

Una trayectoria que la obligará a regresar a un pasado que Micky había tratado desesperadamente de olvidar.

La sombra de la duda inicia la serie de la detective Micky Knight, creando un personaje que el San Francisco Chronicle calificó como «Una de las investigadoras privadas más duras y complejas del mundo de las novelas de intriga». Booklist se refirió a ella como «Una detective atrevida y de aguda inteligencia al estilo de Raymond Chandler, pero con un humor y una tristeza sardónica característicos de los años noventa«; The New Orleans Time-Picayune comentabafa comentaba: «Micky Knight es un personaje enérgico, intrépido y fascinante» y USA Today añadía: «Una investigadora privada muy atractiva… y elegantemente sexy».

“Mis besos no son de cualquiera” de Marta Garzás

Dicen que los amigos son como nuestra segunda familia y, en mi caso, es un hecho muy real. Max, Nancy, Patricia y Peter son una parte esencial de mi vida. Puede que les oigáis decir que soy algo alocada, sexy, imponente y muy descarada, pero no os creáis ni la mitad, son bastante exagerados. La verdad es que tengo una vida social y laboral envidiables pero, si hablamos de la sentimental, es un completo caos porque me encanta jugar y eso conlleva ciertos riesgos. A María la vuelvo loca y a mi jefa… Bueno, el hobby de Kenet es hacerme la vida imposible y el mío, conseguir que pierda los nervios. En mi juego de seducción solo tengo una regla básica: mis labios están prohibidos. Creo que los besos tienen más valor e importancia del que la mayoría de la gente les da: son el reflejo del alma y no se pueden fingir. Por eso yo solo se los doy a quien considero especial. ¿Tiene algún sentido?

Marta Garzás nos ofrece una historia que se lee con la misma intensidad con la que la viven sus personajes.

“Tan cerca, tan lejos” de Georgia Beers

Gretchen Kaiser es una ejecutiva de empresa adicta al trabajo con muchos asuntos que resolver: problemas con su padre, los problemas de una mujer ejecutiva en un mundo dominado por los hombres, y relaciones de una sola noche. Lo que no tiene son problemas amorosos. No busca amor, no lo necesita y tampoco espera encontrarlo… y mucho menos delante de sus propias narices. Kylie O’Brien es una mujer que cree en el amor verdadero y desea que algún día llame a su puerta. Su mejor amiga, Mick, saltaría de alegría si le diese ocasión, pero Mick no suscita en Kylie los sentimientos que nacen del verdadero amor. Y para colmo, Kylie tiene problemas con su nueva jefa: la gélida reserva de Gretchen Kaiser convierte su trabajo de secretaria en un reto. No importa que Gretchen sea extremadamente atractiva y posea una voz preciosa y suave como el chocolate derretido. No puede ser…

“Con Pedigree” de Lola Van Guardia-Isabel Franc

«Viernes, dos treinta de la madrugada; una procesión de nalgas apretadas pulula de bar en bar. Las copas se suceden, el hielo tintinea en los vasos largos y una neblina persistente envuelve el correteo de miradas lascivas, arrogantes, astutas o indiferentes, compañeras obligadas de la nocturnidad. Ajena al bullicio del ambiente, una ambulancia recorre las grandes avenidas de la ciudad camino del Hospital de Sant Pau. En su interior, Adelaida Duarte, la gran diva de las letras lésbicas, viaja víctima de un colapso.»

En el seno del Gay Night se dan cita la amistad, el amor, el desamor, la militancia… y el cotilleo, encarnados en una multiplicidad de entrañables mujeres como Adelaida —la escritora que quiere ser feliz como las protagonistas de sus novelas—, Tea de Santos —la multifacética periodista de lengua afilada y teléfono en ristre—, Remei —recién llegada de la Catalunya profunda con una maleta repleta de grandes sueños— o Karina —adicta a los Kleenex y atada a un secreto celosamente guardado.

Con pedigree es una novela divertida que narra los agitados días y las frenéticas noches de un grupo de mujeres en torno a un bar de ambiente. Las lectoras recorrerán las páginas de este delicioso culebrón olvidando la sonrisa solo para sustituirla por la carcajada.

Después de 15 años, Con pedigree sigue siendo la novela lésbica más vendida y aclamada en el Estado Español y en Latinoamérica.

“Son sus besos” de Elisabeth Dean

Liderar el equipo de guionistas de una cadena de televisión lesbiana (Lesbian TV) de nueva creación parece un sueño hecho realidad para la generosa y trabajadora C.J. Jansen. La pena es que la cadena está dirigida por la examante de C.J., Debbe Lee, apodada la Dama Dragón: una mujer que usaría la bandera arcoiris para estrangular a alguien, sin despeinarse siquiera, por haber tenido una idea creativa desafortunada. Además de tener las máquinas expendedoras cargadas de antiácidos (para los días malos) y de cuchillas de afeitar (para los días muy malos), C.J. no da abasto tratando de impedir que su equipo se acueste con las estrellas y, al mismo tiempo, intentando encontrar una programación demoledora que mantenga a los telespectadores pegados a la pantalla, y a Debb lejos de ellas. Lo último que la agotada C.J. necesita es un romance. Aún así, quizás viva uno… Al tiempo que la historia despega, la cadena asciende imparable hacia una lluvia de premios y galardones. “Son sus besos” demuestra que en la vida, el amor y la televisión ¡los mejores momentos nunca siguen el guión!

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Tags: , , , , , , , ,


Acerca de la autora



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad

Ir al principio ↑