Síguenos en:

Artisteando

Publicado el septiembre 19th, 2019 | por (Admin) Ana Satchi

0

Artisteando. Novedades desde Librería Cómplices: “Cris & Cris”, 22 de Mila Martínez, “No quería ser madre” de Trifonia Melibea Obono, y “Cicatrices en la memoria” de Juan Ramón Barbancho

FacebookTwitterWhatsAppGoogle+Compartir



“Cris & Cris” de María Felicitas Jaime

¿Cris & Cris es una historia de amor entre dos mujeres? En una primera lectura es eso, pero también es una historia de mujeres y punto. Mujeres independientes, libres, que han sabido abrirse camino en una sociedad patriarcal. Puede parecer osada en sus escenas eróticas pero la osadía reside, quizá en mayor medida, en la aceptación plena, por parte de las protagonistas, de su orientación sexual, en su conciencia ética y en la responsabilidad que exige el uso de la libertad en una sociedad castradora, competitiva, con el dinero y el consumo como dioses contemporáneos. Mariana dice: «Seremos clandestinas en tanto la gente no pueda aceptar que lo que hace válido al amor, al deseo, no es la sexualidad sino la mutualidad», pero no se queda en el amor platónico, en el sueño erótico, sino que lo realiza desde su libertad y su amor a lo femenino. Cris & Cris, Mariana, Rox, Helena y cada mujer que aparece a lo largo de la novela se rebela contra un sistema que define al ser humano desde lo normal y lo anormal y se revelan a sí mismas encontrándose en la mirada de la otra, asumiendo el amor y la sexualidad como un hecho cotidiano.

Cris & Cris es una historia de mujeres que aman mujeres. Es una historia de mujeres y punto.

“Cicatrices en la memoria” de Juan Ramón Barbancho

Este libro recuperará valiosos testimonios de agresión e historias personales de acoso, pone el dedo en la llaga que hay que curar: la protección de la diversidad en la infancia y la adolescencia son la asignatura pendiente del colectivo LGTBI, el campo de batalla en el que luchar para que el acoso escolar y callejero pase cuanto antes al desván de los momentos históricos inútiles y perniciosos. Se lo debemos a las próximas generaciones. «Mi padre me azotaba sin piedad con el cinturón del uniforme de la legión. Mi padre no tenía piedad». «No fui consciente de que era afeminado hasta que en el colegio escuché a gritos y entre risas la palabra MARICÓN. Maricón, mariquita, bujarra. Risas, unas risas de desprecio llenas de maldad».

«La homofobia no solo te agrede. La homofobia primero te erosiona la confianza en ti mismo con mensajes que van llegando lentos pero seguidos: eres un blando… no sabes hacerte respetar… eres débil, no tienes ni medio puñetazo… te pueden hasta las niñas… o ese padre que te espeta: como me entere de que no has sabido defenderte en el colegio, encima te voy a pegar yo también. Y te pegan, claro que te pegan. Te pegan en grupo para que no puedas defenderte. Y te callas en casa, ya no para que tu padre no te castigue sino para no tener que soportar ver en su cara que se avergüenza de ti.»  Gabriel J. Martín

Tags: , , , ,


Acerca de la autora



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad

Ir al principio ↑