Síguenos en:

The Moonflower

Publicado el marzo 1st, 2021 | por Esther Jiménez

0

"Las Horas": La escritora, la lectora y la protagonista, por Esther Jiménez

FacebookTwitterWhatsAppGoogle+Compartir

target="_blank" rel="noopener noreferrer">The Moonflower. "Las Horas": Tres historias conectadas, por Esther Jiménez


¡Buenos días, buenas tardes, buenas noches! ¿Cómo va eso? Espero que estéis disfrutando de un día precioso. Yo estoy feliz y un poco triste a la vez porque aunque hoy os vaya a hablar sobre mi película favorita, con este episodio cerraremos el ciclo Virginia Woolf para dar paso a otras historias lésbicas… Aunque no conozca ni vaya a conocer a Virginia por evidentes razones, quiero deciros que la siento cerquísima a través de sus palabras y que gracias a ella, percibo la realidad que me rodea de una manera más orgánica. Gracias Virginia por enseñarme a vivir…

En fin, vamos a hablar de la película “Las Horas” que es para lo que estamos aquí. Esta maravillosa película está basada en el libro escrito por Michael Cunningham que a su vez está basado en la novela “Mrs Dalloway” (la obra escrita por Woolf que hablamos la semana pasada). Cabe destacar que Woolf, al principio, pretendía llamar su novela “Las Horas” en lugar de “Mrs Dalloway”. Aunque acabó decidiéndose por la última… Esta película se estrena en 2002 (tiempos más avanzados) y le otorgó un Óscar a Nicole Kidman. El reparto de esta película es increíble. Tenemos a Meryl Streep haciendo de Clarissa Vaughan (la protagonista de “Mrs Dalloway”), a Julianne Moore haciendo de Laura Brown y a Nicole Kidman haciendo de Virginia Woolf. Os voy a decir una cosa, el trabajo de Nicole Kidman es una barbaridad. Os juro que tuve que buscar dos veces en Google si esta señora era realmente la actriz que encarnaba a Woolf porque no podía creérmelo, ¡parece Virginia Woolf de verdad! Tenemos también como actrices secundarias a Allison Janney y Claire Danes.

Si nos centramos en la trama de nuestra película, tenemos tres historias protagonizadas por tres mujeres en épocas y lugares diferentes. En las tres historias, tenemos la santísima trinidad de la escritora, la lectora y la protagonista. La escritora es Virginia Woolf (Nicole Kidman). En esta historia vemos como Virginia escribió la novela “Mrs Dalloway” en 1921. Cabe destacar el hecho de que, por esa época, nuestra amiga tuvo que sustituir Londres por el tranquilo Richmond con Leonard debido a sus intentos de suicidio. En esta historia vemos como Virginia necesita Londres porque para ella la ciudad encarna la vida en su máximo apogeo. Por otra parte, tenemos la historia de la lectora. Esta es Laura Brown (Julianne Moore). La historia de Laura se centra en la América de posguerra de 1949. Esta chica está casada y tiene un hijo cuyo nombre es Richie… La maravillosa actuación de Moore nos hace entender desde el principio que esta chica no es nada feliz y que siente que no pertenece al rol de ama de casa y menos al de esposa perfecta. También porque parece no estar muy enamorada de su marido. Hay una escena preciosa en la que se besa con su amiga Kittie y vemos más pasión en ese momento que en todas las escenas que comparte con su marido… Finalmente, tenemos a nuestra protagonista, Clarissa Vaughan (Meryl Streep). A diferencia de la novela “Mrs Dalloway”, la historia tiene lugar en 2001 en Nueva York en vez de en 1923 en Londres. Además, nuestra amiga Clarissa, no está casada con Richard Dalloway sino ¡con Sally Seton! ¡Sí! ¡La misma Sally Seton! En este día, Clarissa va a dar una fiesta para conmemorar el premio que su amigo Richard ha obtenido con la publicación de su libro… Os pongo en contexto porque hay muchos personajes y conexiones y nos liamos. Richard es un amigo de la infancia de Clarissa que ahora sufre de sida y que pasa su tiempo metido en una casa. Me encanta el paralelismo de Richard con Virginia Woolf porque, a lo largo de la película, muchos personajes dicen no entender el libro de Richard por ser demasiado complejo y porque no pasa nada. Esto me recuerda a la crítica que recibió “Mrs Dalloway” en su tiempo ya que también se criticaba el hecho de que no pasase nada. Bueno, volvemos a Clarissa. En este día tan importante aparece otro amigo de su infancia, Louis Waters. Este chico parece que fue novio de Richard y que se quitó un poco de en medio. Louis me recuerda al Richard Dalloway de la novela de Woolf mientras que Richard me recuerda a Peter Walsh. ¿Os acordáis con “Mrs Dalloway” del triángulo amoroso entre Richard Dalloway, Peter Walsh y Clarissa? Pues creo que aquí sigue presente pero por temas románticos. Yo creo que por una parte, Richard (Peter Walsh) representa la juventud de Clarissa y la difícil aceptación de que esta ya nunca volverá. No os voy a hacer spoiler pero si veis esta película quizás entendáis por qué digo esto. Algo pasa que hace que Clarissa por fin mire a su realidad de frente y se dé cuenta de que es feliz con lo que ha escogido (La vida con Sally y su hija Julia). Y esto me lleva a la temática de esta película: Las elecciones en nuestras vidas.

En las tres historias, nuestras protagonistas tienen libertad de elección y asumen las consecuencias. Virginia Woolf elige (tras mucho insistir a Leonard) volver a su vida en Londres aunque esto le suponga el posterior suicidio, Laura Brown elige reconstruir su vida (no voy a meterme aquí porque no quiero hacer spoiler pero hay un texto que lo refleja: “Era la muerte, yo elegí la vida”) y Clarissa Vaughan elige su vida rodeada de gente a la que ama (Sally y Julia) en  un lugar que ama (Nueva York) y en un trabajo que le hace sentir viva (editora). 

De esta manera, tenemos tres historias protagonizadas por tres mujeres y conectadas a modo de un stream of consciousness cinematográfico de una forma fascinante a través de la hermosa banda sonora de Philipp Glass (os la dejo abajo para que la escuchéis) y a través de elementos simbólicos que aparecen en las tres historias como los huevos, las flores y el agua. Si os fijáis, los huevos aparecen en las tres historias: En la de Woolf cuando las cocineras están hablando con Virginia, en la de Laura cuando esta le está haciendo una tarta a su marido y en la de Clarissa mientras habla con Louis Waters. Yo creo que esto de los huevos simboliza la feminidad y fertilidad. Por otro lado, tenemos las flores, ¿os acordáis de lo importante que son las flores en “Mrs Dalloway”? Pues aquí más todavía. La película se abre con la nota de suicidio de Woolf pero en seguida vemos que el primer elemento conector (además de la presencia de los relojes) son las flores. Os cuento por qué: Vemos como Virginia está escribiendo: “Mrs Dalloway dijo que ella misma compraría las flores”. Luego, vemos como Laura lee esta frase. Y finalmente, vemos como Clarissa le dice a Sally: “¡Sally, creo que yo compraré las flores!” ¿No es fascinante?

Ahora me gustaría hablaros del tema de la muerte en “Las Horas”. En esta película mueren dos personas. Todos sabemos que una de estas personas es Virginia Woolf. Lo siento si os he hecho spoiler pero es la primera escena que vemos en la película. No os voy a contar quien es la otra persona que muere, lo tendréis que descubrir nosotros. Me parece fascinante como esta película usa la muerte de Woolf de una manera preciosamente simbólica. Hay una escena que comparten Virginia y Leonard en la que Leonard le pregunta a su esposa:

-Leonard: ¿Por qué tiene que morir alguien en “Mrs Dalloway?

-Virginia: Para que el resto de las personas valoren más la vida. Es contraste.

-Leonard: ¿Y quién tiene que morir?

-Virginia: El Poeta.

Bueno, bueno, vaya momentazo eh. Esta escena me parece una manera preciosa de representar la muerte metafórica del artista (que nadie se mate por dios que es simbólico). El artista, en aquella época, era considerado un genio, un profeta que se sacrificaba para mostrar a la humanidad la esencia del ser humano, la verdad, la vida. Virginia Woolf se sacrifica simbólicamente para que todos nosotros valoremos y percibamos de verdad todo lo que nos rodea. Y aquí llegamos ya a despedirnos de nuestra amiga. Quiero dar las gracias a Virginia Woolf otra vez porque su forma de percibir la realidad me hace estar mas cerca de la vida, me hace reaprender a mirar, a escuchar, a tocar, a sentir… Quiero acabar este episodio con una cita de “Las Horas” en la que Virginia Woolf le implora a Leonard que le deje volver a Londres aunque esto suponga su muerte (debido a su enfermedad mental): “No se puede encontrar la paz evitando la vida”. Muchas gracias por escucharme y gracias a Virginia por poner en palabras todo aquello que yo no puedo explicar, gracias por hablar sobre el amor entre mujeres en pleno siglo XX.

Guion, locución: Esther Jiménez

Tags: , , , , , ,


Acerca de la autora



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad

Ir al principio ↑