Síguenos en:

Broken Hard

Publicado el diciembre 22nd, 2015 | por InOutRadio

0

Broken Hard: “De tetas y carretas”

Dicen que dos tetas tiran más que dos carretas. Será por algo. Hoy queremos profundizar un poco más en esta expresión, para ver qué hay de cierto en ella. Además, os proponemos una teoría infalible para no caer en los mismos errores una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez… Por suerte, como dice Gloria Fuertes, el corazón que ama no se desgasta nunca. Un consejo: cuando veáis unas tetas, no miréis solo las tetas, mirad sobre todo qué hay en su interior… 

De tetas y carretas

“Dos tetas tiran más que dos carretas”. Os puede parecer vulgar la expresión, incluso un poco desgastada de tanto usarla, pero es del todo cierta. Y aunque seguramente la inventó un hombre heterosexual, creo que también es muy válida para nosotras, las lesbianas. Sí, chicas, tenemos que reconocerlo, en este tema nos parecemos mucho a los hombres… ¡Qué se le va a hacer!

Otra cosa es que nos pongamos a debatir sobre el significado más profundo de esta expresión, que no hace más que tomar la parte por el todo. Porque, si os fijáis bien, os daréis cuenta de que “tetas” significa mucho más que tetas, significa “mujer”. Una vez más, el lenguaje nos identifica como mujeres con una o varias de nuestras partes anatómicas, con el consiguiente “efecto secundario” de reducirnos a meros objetos sexuales.

Filosofías baratas aparte, a lo mejor os preguntaréis por qué hablamos aquí sobre tetas y carretas. Yo creo que no es nada descabellado. Cada vez que terminamos una relación nos juramos que no volveremos a caer en los mismos errores… Hasta que aparecen otras tetas (= mujer), y esa mujer empieza a tirar de nosotras de una manera que nos parece nueva, única, diferente e insuperable. Es mentira, claro, siempre es lo mismo, pero la mayoría de las veces nos auto engañamos para obtener un poco de placer que, encima, solemos confundir con amor.

Y ya que hablamos hoy de fisiología, os contaré mi teoría, es muy simple: en mi opinión, el problema es que el corazón está muy cerca de las tetas, justo debajo de ellas, en su interior; y que el cerebro, en cambio, queda demasiado lejos. Buena teoría, ¿verdad? No os preocupéis, también tengo una solución que proponer para este problema, muy simple también: huid de las tetas sin corazón, porque es el corazón lo que nos hace andar por la vida. Las carretas, sin caballos, no se mueven.

Dejadme terminar con un poco de buena poesía que, además, viene muy al caso, y así, de paso, me hago perdonar las vulgaridades que os he contado hoy.

 Carme Pollina – La Polli

CORAZÓN DURABLE

¿Que el corazón se gasta?

-será el músculo que late-

porque el otro, el corazón que ama

¡No se desgasta nunca!

 

Gloria Fuertes – “Mujer de verso en pecho”

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Tags:


Acerca de la autora



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al principio ↑