Síguenos en:

Broken Hard

Publicado el diciembre 26th, 2014 | por InOutRadio

0

Broken Hard: ‘Colada de corazón’

Tiempo atrás, cuando iniciamos la sección ‘Broken Hard’  dijimos que el corazón no se rompe, pero que sí puede sufrir y enfermar por causas muy diversas: desengaños, discriminación, malos amores… Hoy retomamos aquella idea inicial para proponeros una manera de recomponer corazones maltrechos, esperando que os resulte de utilidad en algún momento de vuestra vida…

Ante todo, no os pongáis nerviosas, porque los nervios atacan directamente al corazón, pueden provocar arritmias y taquicardias. Y no queremos eso, ¿verdad que no? Y menos aún si estamos mal.

Lo segundo, muy importante: hay que reconocer las causas y asumirlas. ¿Y cómo se hace eso? Fácil: preguntaos por qué estáis mal, por qué vuestro corazón late desacompasado. Solo es posible encontrar el remedio si se conocen las causas de la enfermedad. Sobre todo, no os mintáis a vosotras mismas, aunque os duela. Pensad en ello en los momentos en que os sintáis medio bien, nunca cuando estéis de bajón. Tened en cuenta que vuestro cerebro tampoco funciona a pleno gas, porque un mal bombeo del corazón suele provocar desequilibrios importantes en todo el organismo, como por ejemplo falta de oxígeno en la sangre y riego cerebral insuficiente. Si no podéis pensar con claridad, mejor que no penséis y lo dejéis para otro rato.

Una vez que estéis tranquilas, hayáis descubierto y asumido las causas, podéis pasar a la acción. Cogéis el corazón y lo dejáis en remojo unos días en un barreño con agua destilada, con Viakal y Vanish a partes iguales. El primero acabará con las calcificaciones, es decir, con esas relaciones tóxicas enquistadas que parecen no terminar nunca; el segundo es ideal para eliminar todo tipo de manchas en forma de malos recuerdos y experiencias traumáticas.

Pasados unos días, que pueden ser más o menos dependiendo del estado de cada corazón, podéis pasarlo a la lavadora. Para los casos más leves bastará con agua fría y ciclo corto; para los más graves, ciclo largo a 40 grados. Y para los graves de verdad, programa con centrifugado. ¡Ojo! No os paséis con la temperatura del agua o vuestro corazón podría encoger y nunca volveríais a ser las mismas. Podríais amar de nuevo, pero menos. Una vez terminado el proceso, dejad que el corazón se seque al aire antes de recolocarlo en su sitio.

NOTA IMPORTANTE: durante los días de colada os sentiréis vacías e incapaces de amar. Es normal, no se puede amar sin corazón. Pero tampoco se puede amar con un corazón sucio y maltrecho.

Carme Pollina – La Polli



 

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Tags: ,


Acerca de la autora



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al principio ↑