Síguenos en:

Cocínales

Publicado el agosto 19th, 2015 | por InOutRadio

0

CocínaLES: ‘Lenguas de gata’

INGREDIENTES (para 1 mujer)

–      1 bol con leche

–      1 ovillo de lana

–      1 cascabel

PREPARACIÓN

Una gata con lengua

Una gata con lengua

lenguas-de-gato-chocolate-blanco

El plato, acabado

Si hacemos caso del famoso mito que asocia a las lesbianas con lxs gatxs, es normal que encontremos las lenguas de gato —que nosotras denominaremos aquí usando el femenino “lenguas de gata”— incluidas en la sección “Bollería y Confitería” de los principales recetarios que pueden consultarse en Internet. La sabiduría popular siempre pone las cosas en su sitio. Una receta muy dulce, sin duda alguna, y con una capacidad innegable para proporcionar placer. Pero vayamos por partes, porque no se trata de una receta tan sencilla como pueda parecer a primera vista.

Gatas, hay muchas por ahí; gatas lesbianas, no tantas; gatas lesbianas con una lengua aceptable, menos; y gatas lesbianas con una lengua divina, más bien pocas, para qué engañarnos. Ahí reside precisamente la dificultad a la hora de elaborar tan extraordinario postre, en saber encontrar a una gata lesbiana de lengua sublime. ¿Y dónde la encontraréis? Pues por ahí, vagando por la noche de bar en bar. Ya sabéis que las gatas tienen fama de nocturnas, y si son lesbianas, más todavía.

Pues eso tenéis que hacer, salir de noche a cazar una buena gata con una buena lengua. No reparéis en gastos, invitadla a tantas cervezas como haga falta, o a cenar, o a un fin de semana en una casa rural. Todo es poco para conseguir una buena lengua de gata. Podéis atraerla también colocando un bol con leche sobre la barra del bar, veréis como se acerca buscando follón. Pero, sobre todo, no perdáis tiempo ni dinero: comprobad cuanto antes que es poseedora de la lengua que deseáis: besadla con pasión a la mínima ocasión. Si sus dotes lingüísticas os convencen a nivel oral imaginaos lo que puede llegar a ocurrir un poco más abajo.

Una vez hallada vuestra lengua de gata, no la dejéis escapar, retenedla con un ovillo para que juegue, que no se aburra nunca con vosotras o se marchará. Y si al cabo de un mes todavía sigue con vosotras será porque se encuentra a gusto de verdad y habrá llegado la hora de ponerle el cascabel. La gata será vuestra para siempre.

Buen provecho… ¡Miau!…

Carme Pollina – La Polli

http://www.recetasdiarias.com/recetas/bolleria-confiteria/lenguas-de-gato/

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Tags:


Acerca de la autora



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al principio ↑