Síguenos en:

Cocínales

Publicado el diciembre 28th, 2016 | por InOutRadio

0

Cocínales: ‘Patatas Bravas’

Una patata brava              Tabasco                               El plato, acabo

5598257337_b0a96fe22e_m5598257183_f24ecd8933_m5598838032_00b8989c79_m

Esta semana… ¡Nos vamos de tapas! ¿Y cuál es la tapa reina de la gastronomía española? Venga, todas lo sabemos: ¡Las patatas bravas! Tan fáciles de preparar y tan ricas. Aunque no son tan fáciles de conseguir como parece. Las que queráis comerlas en casa, podéis seguir esta sencilla receta para aprender a prepararlas en cinco minutos.

INGREDIENTES (para 1 lesbiana)

– 1 patata brava

– Tabasco

PREPARACIÓN

La única dificultad de este plato reside en usar siempre los mejores ingredientes y saber mezclarlos con gracia. No es nada fácil encontrar patatas bravas, aunque pueda parecer que sí lo es. Os recomendamos que las busquéis fuera de los canales habituales. Nada de bares de mujeres, ni fiestas, ni bailes, ni asociaciones culturales. Allí sólo encontraréis patatas dóciles. Las de espíritu más salvaje, las patatas bravas de verdad, se mueven en otros circuitos, relacionados generalmente con el deporte, las motos y las actividades al aire libre. Ahí queda dicho, y cada cuala que se las apañe como pueda para conseguir su materia prima de calidad.

Por ejemplo, un buen lugar para encontrar una pata brava es la selva amazónica. Pero, como queda más bien lejos, nos conformaremos con una cacería. Pues eso. Os vais cualquier día de excursión a la Meseta, o a la Sierra, y os coláis en alguna de las muchas cacerías que allí se celebran de manera habitual. Veréis a mucha gente rondando con la escopeta al hombro, así que nadie se dará cuenta de vuestra presencia. Y nada, a la primera patata brava que se mueva tras los matorrales, vestida con sus pantalones ajustados, su polo con Cocodrilo, su gorra de piel y sus botas hasta más arriba de las rodillas, ¡ñaca! Le dais caza, la metéis en un saco, al maletero y de vuelta a casa. Mucho cuidado al manipularla, recordad siempre que una patata brava puede atacaros a la mínima ocasión.

Para prepararla, lo mejor es que la atéis de pies y manos, para evitar accidentes. La patata se revolverá mil veces —porque es brava— pero tiene siempre las de perder, sois vosotras las que mandáis, las que tenéis el poder. Otra cosa, aunque a este plato se le llame comúnmente “tapa”, olvidaos del manual por una vez. Nada de tapar, aquí de lo que se trata es de destapar la patata brava y dejarla al aire durante unos minutos antes de comerla. Llegadas a este punto, solo nos falta el aderezo. Podéis echarle sal, pero no os lo recomiendo, porque puede producir escozor, y entonces la patata se agitará más todavía. Podéis optar por la salsa mayonesa, o la salsa rosa, pero lo mejor, sin duda, es el tabasco. Sí, las mujeres que fusman son siempre más intensas.

http://www.enciclopediadegastronomia.es/recetas/platos-de-entrada/recetas-de-aperitivos-y-picoteos/patatas-bravas.html

La Polli-Carme Pollina

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Tags:


Acerca de la autora



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al principio ↑