Síguenos en:

Broken Hard

Publicado el diciembre 12th, 2017 | por InOutRadio

0

Broken Hard: ‘Yo abandono por ti’

Creí que si otra persona lo hacía por mí sería más fácil. Y como me habían hablado de la empresa “Yo abandono por ti”, me decidí a llamarles, y la verdad es que me parecieron muy profesionales. En primer lugar, porque no les importó que la ruptura fuera entre dos mujeres. “En eso no entramos”, me contestó la chica del teléfono, “solo díganos a quién hay que dar la noticia, cuándo y dónde desea que se realice el servicio”. Le di los datos de Lorena y los de mi tarjeta de crédito y me olvidé del tema. Pagué con gusto la tarifa de diez dólares por no tener que decir en persona a Lorena que no quería seguir con ella. Nunca se me han dado bien las rupturas.

El servicio fue inmediato; a partir de aquel día no volví a saber de ella. Me quedé con las ganas de conocer los detalles, saber si había llorado o si, por el contrario, se lo había tomado con filosofía, pero mi tarifa no incluía ningún tipo de feedback. Para eso tendría que haber pagado cinco dólares más, y no están los tiempos como para malgastar el dinero. Además, lo de Lorena tampoco era tan formal, fueron solo cuatro meses de salir y divertirnos juntas.

Aun así me podía el morbo, la curiosidad me corroía por dentro conforme pasaban los días. Hasta que no pude más y llamé a Lorena una tarde de mayo, justo un mes después del “Yo abandono por ti”. Solo por saber cómo estaba.

—¿Lorena? Soy Carla.

Esperaba una voz triste después de un silencio largo, pero Lorena contestó enseguida, con voz jovial.

—Carla, cariño, ¿cómo estás? Pensaba llamarte para darte las gracias.

Las palabras de Lorena me descolocaron por completo.

—¿Las gracias? ¿Por qué? Entonces, ¿no estás enfadada conmigo?

—¡Qué va! No sabes cómo te agradezco lo que hiciste por mí. La verdad es que yo tampoco sabía cómo dejarlo, y aquello de “Yo abandono por ti” me llegó como agua de mayo.

—¿Ah, sí? —contesté, defraudada y un poco contrariada.

—Sí. Vino a decírmelo una chica de la empresa, monísima ella. La invité a café y estuvimos hablando toda la tarde.

—¿En serio? Me dijeron que los mensajes eran siempre rápidos y concisos.

—Sí, eso me contó ella también, pero luego me dijo que se sentía muy a gusto conmigo, que yo le caía bien, y eso.

—¿Cómo eso?

—Pues eso, lo que te digo, que estuvimos hablando toda la tarde y por la noche salimos a cenar, y una cosa llevó a la otra y se quedó a dormir, y al día siguiente desayunamos juntas, y a mediodía la acompañé a su casa y la ayudé a hacer la mudanza, y por la tarde ya vivíamos juntas…

Colgué el móvil, no podía continuar escuchando. Cuando conseguí aplacar la ira, pensé que me estaba bien empleado, por cobarde.

http://www.cuatro.com/noticias/noticias/idump4u-abandono-ti-empresa-rompe-relacion-amorosa-nombre/20110505ctoultnot_4/

La Polli-Carme Pollina

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Tags: , , ,


Acerca de la autora



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al principio ↑