Síguenos en:

Desconocidas & Fascinantes

Publicado el octubre 1st, 2017 | por InOutRadio

0

Desconocidas & Fascinantes: Yoshiya Nobuko, la excusa perfecta para realizar una inmersión japonesa por Thais Morales

Japón el imperio del sol naciente; tierra de samuráis, del zen, cuna del sushi, hogar de Mishima, de Murakami, del maestro Deshimaru, del manga, de la ceremonia del té y de las geishas. Pero, aparte de estos mapas culturales, ¿conocemos alguna D&F japonesa?

Siguiendo la ruta de Katharine Mansfield, en Nueva Zelanda, no me alejo de esa zona del planeta y me voy hasta Japón. Porque en Japón también hay lesbianas. Por ejemplo Yoshiya Nobuko, una de las máximas representante de la literatura lésbica japonesa del siglo XX, y, más concretamente, del género SkurasuEsu, un preámbulo del denominado y más actual yuri o manga lésbico.

pppNació en enero de 1896 y murió en julio de 1973. Era la única niña de siete hermanos y sus padres provenían de una familia de samuráis, una clase para la que la dominación del hombre sobre la mujer era un concepto esencial. Por eso su madre intentó enseñarle obediencia mientras la preparaba para que pudiera ser la perfecta ama de casa.  Pero Yoshiya desafió a su madre, no sólo empezando pronto a destacar como escritora en el colegio, sino también leyendo las novelas que encontraba en la librería de sus hermanos. Y así alcanzó los 12 años, cuando una conferencia del escritor Inazo Nitobe, hizo que Yoshiya se diera cuenta de cuál era su camino. Inazo dijo, dirigiéndose a las niñas: “Antes de convertiros en buenas amas de casa y esposas, es importante que os desarrolléis como individuos”.

Su carrera literaria se inició durante su adolescencia, cuando empezó a publicar en revistas para adolescentes y a mediados de los años 20 ya era una celebridad y mucha gente la reconocía por la calle. A mediados de los años 30 era una de las mujeres más ricas de Japón. Ganaba más que muchos ministros. Su éxito se explica también porque en aquella época, enJapón, como en otros muchos países, imperaba la idea de que el amor entre personas del mismo sexo era una fase normal y pasajera dentro del desarrollo de la mujer, que con el tiempo se redirigía hacia la heterosexualidad y la maternidad.

No es, como veremos, el caso de Yoshiya.  Yoshiya desarrolló el género de ficción femenino shojoshosetsu  e introdujo una perspectiva feminista en las historias familiares de ficción. Pero, como hemos visto, por lo que es más conocida es por ser escritora de historias de amor entre mujeres. La mayoría de sus historias hablan de chicas y mujeres que están fuertemente unidas y que valoran por encima de todo su amor y su amistad. Una de sus primeras obras fue ‘Hana monogatari’ (“Cuentos de flores”, 1916-1924), una serie de cincuenta y dos relatos de amistades románticas entre chicas que se hicieron muy populares entre las estudiantes; “Dos vírgenes en el ático”, 1919, que es una obra semi-biográfica que describe las situaciones amorosas de compañeras de habitación. En la última escena de esta novela, las protagonistas deciden irse a vivir juntas, una manera clara de manifestar la oposición de Yoshiya a la sociedad machista y de expresar una fuerte actitud feminista a la vez que revela la propia orientación lesbiana de Yoshiya.

Otros trabajos destacados de Yoshiya incluyen Onna no yujo (“Amistades entre mujeres”, 1933-1934), Otto no Teiso (“La castidad de un marido”, 1936-1937), Onibi (“Fuego demoníaco”, 1951), Atakake no hitobito (“La familia Ataka”. 1964-1965), Tokugawa no fukintachi (“Mujeres Tokugawa”, 1966) y NyoninHeike (“Las damas de Heike”, 1971).

Aunque no salió, como se hace ahora, del armario, vivió sin ocultarlo 47 años con la misma mujer, su pareja y heredera legal ChiyoMonma. Por eso sus historias son consideradas una extensión de su propia vida o un ejemplo no occidental de literatura lésbica. Su producción está muy ligada a temas de sexología contemporánea.

descarga

Yoshiya Conoció a Chiyo en 1923. Las presentó una amiga común, la periodista ShigeriKaneko. En aquel momento, Yoshiya estaba pasando un momento delicado ya que acababa de romper con su pareja. “La amistad profunda entre mujeres es imposible”, le dijo Yoshiya a Kaneko minutos antes de que le presentara a Monma, profesora de matemáticas en el instituto para chicas de Kojimachi.

Tras aquel primer encuentro su historia de amor fue imparable. Se veían casi cada tarde y se recorrían las librerías de segunda mano del distrito Kanda de Tokio y Monma llamaba a Yoshiya y se refería a ella como ‘hermana mayor’. De su relación hay pruebas más que claras y que sorprenden por la frescura y el atrevimiento. Estamos hablando de los años 20 y 30 en una sociedad tremendamente cerrada y machista como la japonesa. Y en este contexto, Yoshiya fue capaz de escribirle una carta a Monma expresando su tristeza cuando no podían estar juntas: “Si al menos no tuviéramos que separarnos al anochecer…¿Será posible que un día vivamos juntas bajo el mismo techo? Qué fácil sería todo si fuésemos un hombre y una mujer. Pero… tú eres una mujer y yo también. Si nuestros corazones fueran constantes y fuertes estoy segura de que podríamos asegurar que nuestro amor durará para siempre… Mientras tanto unamos nuestras cabezas para encontrar la manera que nos permita… ¡vivir juntas! (Yoshitake, 1992)”.

Monma no era tan pesimista respecto a la idea del amor entre mujeres como lo era Yoshiya y a las dudas de la escritora, la matemática respondía con cartas como esta: “No entiendo por qué los hombres y las mujeres no tienen problemas para estar juntos, mientras que a dos mujeres se les prohíbe hacerlo. ¿Por qué se juzga al amor por algo superficial más que por la intensidad y la sinceridad de su calidad?”.

En otra carta, que escribe en respuesta a una de Monma, cuando ésta se ausenta durante diez meses por trabajo, Yoshiya dice: “Querida, tú eres la luz de mi vida, mi conciencia. Contigo soy de verdad mejor persona”.

Antes de irse a vivir juntas, cosa que ocurrió en 1926, Yoshiya le escribió una carta a Monma, aún fuera de Tokio por motivos de trabajo, explicándole cuál sería su plan de vida juntas: “Construiremos una pequeña casa y le pediremos a un amigo que organice una ceremonia de boda. No puedo esperar más a que vuelvas. Por favor, vuelve tan pronto como puedas y nunca vuelvas a dejarme. Te prometo que estaré contigo hasta que la muerte nos separe”.

Cuando se fueron a vivir juntas, Monma continuó trabajando como profesora hasta 1931, cuando decidió ayudar a Yoshiya, cuyo volumen de trabajo era considerable, y se convirtió en su secretaria. Pasaron medio siglo juntas hasta la muerte de la escritora en 1973. Teruko Yoshikate, el autor del libro ‘Yoshiya Nobuko, la mujer’, le preguntó a Monma cómo habían logrado mantener esta “extraordinaria” historia de amor tanto tiempo. Monma respondió: “Porque Yoshiya y yo éramos iguales”.

Es decir las dos se opusieron al patriarcado mientras se comprometían con una forma de vida basada en dos mujeres que se aman y que se apoyan la una a la otra como iguales.

Bibliografía y lugares

“TransformingJapan: How Feminism and Diversity Are Making a Difference”, de KumikoFujimura-Fanselow

Yoshiya Nobuko Memorial Museum, en Kamakura, donde vivió durante la Segunda Guerra Mundial. Preserva intacto su estudio privado como también algunos manuscritos y la exposición de sus objetos favoritos para el visitante. El museo abre sus puertas los tres primeros días de mayo y junio y octubre y noviembre.

 

 

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Tags: , , , , , ,


Acerca de la autora



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al principio ↑