Síguenos en:

Artisteando

Publicado el septiembre 20th, 2017 | por (Admin) Ana Satchi

0

Helle nos habla de los tres primeros tres libros que publicaron en Editorial Egales y los tres últimos

“En otras palabras” de Claire McNab

El inmenso e inexplorado Outback australiano. La grandeza de Ayers Rock… La legendaria Alice Springs… La Gran Barrera de Coral… La belleza primigenia del Cabo Tribulación…
Dos mujeres, de continerntes distintos, con valores diferentes, chocan con resultados espectaculares.
La norteamericana Lee Paynter ha transformado su pequeña agencia de viajes en una compañía de ámbito internacional. Impetuosa, segura de sí misma, y abiertamente lesbiana, su gran amor es du negocio. ¿Las mujeres? Están para disfrutarlas y después dejarlas.
Alexandra Findlay, discreta y decidida, se labra un porvenir en el mundo del turismo australiano con la convicción de que su profesión es lo mejor que le depara su árida y encajonada existencia emocional.
Alex ha sido designada para acompañar a Lee en su visita a Australia y despertar así su interés profesional en el turismo australiano.
De pronto, en la apacible existencia de Alex se produce una explosión… Y Lee se encuentra frente a una mujer como jamás antes había conocido.

Claire McNab se aparta por esta vez de la línea de sus famosas novelas de la Detective Carol Ashton para ofrecernos este deslumbrante romance, acontecido en el majestuosos territorio australiano.

“Pintando la luna” de Karin Kallmaker

Jackie Frakes, una arquitecta de gran talento, insatisfecha con su vida personal y profesional, es rescatada en medio de un temporal de nieve por Leah Beck, célebre pintora, que acaba de perder al gran amor de su vida, Sharla. Este encuentro marcará la vida de ambas, obligándolas a cuestionarse sus más íntimas convicciones. Karin Kallmaker es una de las novelistas lesbianas más famosas de América. En esta obra la autora recrea un ambiente de intenso realismo que le permite sumergirse en las profundidades del erotismo femenino.

Pintando la luna, obra de Karin Kallmaker, una de las novelistas lesbianas más famosas de los Estados Unidos, nos ofrece una deliciosa narración en la que los caracteres de los distintos personajes se dibujan con precisión y naturalidad a través de unos diálogos cargados de humor. Utilizando los recursos que le proporciona uno de los géneros más heterosexistas, el de la novela romántica, la autora recrea un ambiente de intenso realismo, que, al margen de las falsas convenciones literarias, le permite sumergirse en las profundidades del erotismo femenino.

Una de las novelas lésbicas de más éxito internacional, con la gran suerte de que nunca pasa de época.

“Con pedigree” de Lola Van Guardia/Isabel Franc

«Viernes, dos treinta de la madrugada; una procesión de nalgas apretadas pulula de bar en bar. Las copas se suceden, el hielo tintinea en los vasos largos y una neblina persistente envuelve el correteo de miradas lascivas, arrogantes, astutas o indiferentes, compañeras obligadas de la nocturnidad. Ajena al bullicio del ambiente, una ambulancia recorre las grandes avenidas de la ciudad camino del Hospital de Sant Pau. En su interior, Adelaida Duarte, la gran diva de las letras lésbicas, viaja víctima de un colapso.»

En el seno del Gay Night se dan cita la amistad, el amor, el desamor, la militancia… y el cotilleo, encarnados en una multiplicidad de entrañables mujeres como Adelaida —la escritora que quiere ser feliz como las protagonistas de sus novelas—, Tea de Santos —la multifacética periodista de lengua afilada y teléfono en ristre—, Remei —recién llegada de la Catalunya profunda con una maleta repleta de grandes sueños— o Karina —adicta a los Kleenex y atada a un secreto celosamente guardado.

Con pedigree es una novela divertida que narra los agitados días y las frenéticas noches de un grupo de mujeres en torno a un bar de ambiente. Las lectoras recorrerán las páginas de este delicioso culebrón olvidando la sonrisa solo para sustituirla por la carcajada.

Después de 15 años, Con pedigree sigue siendo la novela lésbica más vendida y aclamada en el Estado Español y en Latinoamérica.

“Nada que tú no quieras” de T.S. Williams

«Los penetrantes ojos de Ana parecían comprender los miedos de Cloe, que era incapaz de articular palabra.
—Tranquila, no voy a hacerte nada —le dijo con una dulzura que no había mostrado hasta entonces—. Nada que tú no quieras…»
¿Y si por error dejamos escapar al amor de nuestra vida?
Un encuentro fortuito en una biblioteca cambió la vida de Cloe, que desde el primer instante en que vio a Ana supo que estaba perdida. Con ella aprendió a amar, y entre sus brazos descubrió una pasión desconocida hasta entonces. Ahora, al recordarlo años después, Cloe siente que le falta el aire, que nunca la olvidó. Pero el azar o los hados hacen que Ana se cruce nuevamente en su camino, y Cloe deberá decidir hasta dónde está dispuesta a llegar para recuperarla.
Nada que tú no quieras es la primera novela de T.S. Williams, que debuta con una historia de amor cargada de emoción y erotismo.

“La esencia” de Mila Martínez

Durante la estancia de fin de semana en un complejo enológico, el grupo formado por cinco amigas muy dispares se ve envuelto en una peligrosa trama, que da comienzo cuando desaparece repentinamente una de ellas.
¿Será Samoa, la escritora pertinaz, o Ronda, la científica superdotada? ¿Quizás Marisa, la anestesista maniática, o Lola, la empresaria frívola obsesionada con la estética? ¿O tal vez Noelia, la investigadora excéntrica? Todas ellas juegan un papel imprescindible en esta intriga que va extendiendo sus redes entre las ciudades de Valencia y Denia, mientras se van sucediendo desapariciones y apariciones desconcertantes, entra en juego una maquiavélica sociedad secreta, salen a la luz traiciones insospechadas y explotan los sentimientos que han permanecido ocultos durante toda una vida.
El ritmo que impone La Esencia hace muy difícil desviar la atención de sus páginas.

“Moscas en el cristal” de Josa Fructuoso

En el marco formal de una estructura dialéctica, que arranca en la España de la Transición y llega hasta nuestros días, la novela de abre y se cierra en un diálogo a una sola voz —no un monólogo, mucho menos un soliloquio: ¿una confesión? La culpa, como tema central de la novela, será la consecuencia inesperada de un enamoramiento de juventud que desencadenará en una serie de acontecimientos en los que la protagonista se verá atrapada.
Tras la primera parte, en la que la trama nos deja en un punto de suspense, aparece, como antítesis, una realidad, que, sin que los lectores puedan adivinarlo, modoficará el curso de la historia que se narra.
Estaremos, en resumen, ante el relato de una pérdida —o de más— y de un reencuentro consigo misma del personaje que narra desde la primera persona.
Moscas en el cristal integra las dos novelas anteriores, Perros de verano y El color de los peces azules y en ese sentido,  forma con ellas una inusual trilogía a la que pone punto y final.

 

 

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Tags: , , , , , , , , , , ,


Acerca de la autora



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al principio ↑