Síguenos en:

Desconocidas & Fascinantes

Publicado el septiembre 22nd, 2014 | por InOutRadio

2

Desconocidas & Fascinantes: Isadora Duncan: Al ritmo de las olas o Arte y tragedia al son de la danza por Isabel Franc y Kika Fumero.

 

De Isadora Duncan impresionan tanto su vida, marcada por el éxito y la desgracia, como su cinematográfica muerte. A los cinco años anunció a su madre que sería bailarina y revolucionaria, y así fue. La danza de Isadora Duncan abró un nuevo concepto y una nueva filosofía dentro de este arte. Conoció el éxito gracias al movimiento armonioso y rítmico de todos sus órganos, excepto de uno: el del corazón.

isadora-duncan-head

Dora Angela Duncan nació el 27 de mayo de 1878 en San Francisco (California). Adoptó el nombre de Isadora influida por la educación clásica que recibió de su madre. La ausencia de su padre marcó su infancia. Su inclinación por la danza fue muy temprana. De niña solía practicar movimientos en la playa imitando el compás de las olas. A los diez años abandonó la escuela, porque en ella se sentía como en una cárcel, y continuó su aprendizaje en la casa materna. Pasaba la mayor parte del día escuchando a Shuman, Shubert o Mozart e imaginando coreografías con las que interpretar su música. Posteriormente recibió clases de una bibliotecaria que la introdujo en los grandes clásicos de la literatura y la filosofía.

En Chicago estudió danza clásica, pero un incendio arruinó el hogar y la familia tuvo que trasladarse a Nueva York donde trabajó en la compañía del dramaturgo Augustin Daly. A los 21 años viajó a Londres. Su estilo peculiar e innovador tuvo una gran acogida en Europa en un momento en el que las vanguardias artísticas estaban en auge. Su éxito, sin embargo, no estuvo exento de polémica. Algunas críticas rechazaban su provocativa forma de bailar descalza, con túnicas, sin maquillaje e interpretando músicas no estrictamente compuestas para la danza.

Fundó varias escuelas. La primera en Alemania, donde enseñaba a niñas pobres y las ayudaba económicamente, por lo que a sus alumnas se las conocía como las “Isadorables”; más tarde en Francia y en Rusia, allí tuvo como alumnas a Martha Graham y Mary Wigham. En 1902 compró una colina en Atenas para hacer realidad su proyecto de crear un templo de la danza, pero fracasó por motivos económicos.

Atea, bisexual, socialista y partidaria del amor libre, “La ninfa” –así se la conocía- tuvo gran número de amantes hombres y mujeres, entre ellas la guionista Mercedes de Acosta, la actriz italiana Eleonora Duse y la feminista Lina Poletti. Su primer amor duradero fue con un hombre, el estenógrafo inglés Edward Gordon con el que tuvo a su hija Deirdre. Con Paris Singer (heredero del imperio de las máquinas de coser Singer) tuvo a su segundo hijo, Patrick. En 1912 se casó con el poeta ruso Serguei Esenin, diecisiete años menor que ella y también bisexual. Ambos viajaron a estados Unidos donde fueron acusados de Bolcheviques y proseguidos duramente, por lo que decidieron regresar a Europa.

En 1913 la desgracia llegó de nuevo con más dureza que nunca. Su hijo y su hija murieron ahogados en el río Sena tras un accidente de coche. Isadora siempre dijo que había tenido una premonición y había hecho caso omiso de ella: al despedirse de sus hijos desde fuera del coche apoyó sus labios contra el cristal de la ventanilla a la misma altura en que tenían apoyada la boca, el frío del cristal impregnó sus labios y le hizo estremecerse. Ocho meses después de la tragedia tuvo otro hijo que murió en sus brazos a los 20 minutos de nacer. Se decía que en torno a ella existía un maleficio, que acercarse a Isadora era tentar a la propia muerte.

Isadora y Seguei se separaron, él regresó a Rusia, donde se suicidó en 1925. El dolor acumulado la alejó de los escenarios durante largo tiempo.  Se instaló en Niza y allí continuó su carrera artística y su actividad como defensora de los derechos de la mujer, al tiempo que escribía su autobiografía y finalizaba su libro El arte de la danza, compendio de sus enseñanzas.

6a014e6089cbd5970c017ee4a42826970d

El 14 de septiembre de 1927 un absurdo accidente le arrebató la vida en unas circunstancias que contribuirían a consagrar su mito. Salió en su Bugatti, al parecer, al encuentro de una cita romántica. Sentada en el asiento del copiloto, su enorme fular ondeando al viento en el descapotable, se enredó en las yantas del  automóvil y la estranguló. Más tarde, su amiga María Desti recordaría las últimas palabras de la bailarina antes de subirse al coche: ¡Adiós, amigos míos, me voy a la gloria!”.

Su vida bohemia y sus relaciones tormentosas y fugaces no fueron secreto para nadie. En su autobiografía, publicada al año siguiente de su muerte, escribió: “Nací a la orilla del mar. Mi primera idea del movimiento y de la danza me ha venido del ritmo de las olas”

Para saber más:

– Mi vida, autobiografía de Isadora Duncan (varias ediciones Salvat, Debate y Losada)

– Película: Isadora (Karel Resz 1968) interpretado por Vanessa Redgrave.  Música de Maurice Jarre



se ve el Bugatti y hay imágenes del cementerio Pere Lachese en París donde está enterrada.

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Tags:


Acerca de la autora



2 respuestas a Desconocidas & Fascinantes: Isadora Duncan: Al ritmo de las olas o Arte y tragedia al son de la danza por Isabel Franc y Kika Fumero.

  1. Pingback: InOutRadio, la radio lésbica » Desconocidas & Fascinantes: Sarah Bernhardt, la divina leyenda por Paz Montalbán

  2. Pingback: InOutRadio, la radio lésbica » Desconocidas & Fascinantes: ‘Natalie Clifford Barney por Isabel Franc’

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al principio ↑