Síguenos en:

Cocínales

Publicado el junio 15th, 2015 | por InOutRadio

0

Cocínales: “Anguila a las hierbas”

INGREDIENTES (para 1 persona)

– Magnesia (o carbonato magnésico)

– Un jardín privado o, en su defecto, uno público o un prado cualquiera

PREPARACIÓN

La anguila y tú, sobre las hierbas

La anguila y tú, sobre las hierbas

¡Ah, las anguilas! Delicioso manjar, apto solo para los paladares que saben apreciarlo… Suelen vivir en las aguas dulces de los ríos, aunque algunas se las apañan para pasar parte de su corta vida en los mares de aguas cálidas. Las anguilas viven poco, no más de 12 años, por lo que deberéis andaros con cuidado si no queréis que os acusen de corrupción de menores y acabar vuestros días entre rejas. No solo en su juventud reside su potencial, también en sus variados tamaños: hay anguilas de tan solo 70 centímetros, mientras que otras pueden llegar a los 2 metros. Escoged la talla que más os guste, según vuestras propias dimensiones. Hay quienes disfrutan montándoselo con enanas, mientras que a otras les va el rollo gigante. La libertad de elección debe prevalecer siempre y en todas partes.

Escoger la anguila más adecuada es relativamente fácil, siempre y cuando tengáis la precaución de huir de las anguilas eléctricas. Haberlas, haylas, y no se recomienda el contacto con ellas, a menos que os mole el sadomaso y pretendáis morir electrocutadas de placer. Lo difícil de verdad consiste en retenerlas el tiempo suficiente para disfrutar de ellas. ¿Quién no ha oído alguna vez aquello de “es escurridiza como una anguila”? Pues eso, mucho cuidado a la hora de manipularlas, el mero intento de abrazarlas puede resultar una tarea muy ardua, casi imposible. Sus formas serpenteantes y una piel resbaladiza en extremo suponen un reto para cualquiera. De ahí la necesidad imperiosa de la magnesia, también conocida como carbonato magnésico. Sí, ese polvo blanco que utilizan los atletas para que no les resbalen las manos al realizar sus acrobacias gimnásticas. La magnesia es fácil de conseguir, pero también podéis recurrir a los polvos de talco, el efecto será el mismo.

Y en cuanto a las hierbas, si vivís en una casa con jardín, todo solucionado. Las menos afortunadas podéis tumbaros en cualquier jardín público con césped, o bien recurrir al campo abierto. El sexo al aire libre siempre es una experiencia que vale la pena descubrir en algún momento de la vida…

Carme Pollina-La Polli

http://www.arecetas.com/receta/ANGUILAS_A_LAS_HIERBAS/9069/

 

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Tags:


Acerca de la autora



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al principio ↑