Síguenos en:

Broken Hard

Publicado el agosto 11th, 2017 | por InOutRadio

0

Broken Hard. ‘Anticiparse a una ruptura’

Nunca sabemos cuándo se va a romper nuestra relación… ¿O sí lo sabemos pero no queremos darnos cuenta? ¿Lo intuimos acaso, pero seguimos como si tal cosa, esperando que la otra parte dé el primer paso? ¡Mal hecho! Ante la amenaza de ruptura, hay que anticiparse, de otro modo nuestro ego quedará más maltrecho aún de lo habitual.

Nadie quiere ser dejada; en todo caso, todas queremos ser dejadoras. Eso  no significa que queramos romper, se trata solamente de una opción escogida como mal menor, ¿no? Pues eso, si queréis ser dejadoras en lugar de dejadas, estad atentas a las pistas.

Hay que anticiparse desde el primer indicio de posible ruptura. ¿Cuántas veces habéis oído aquello de “cariño, tenemos que hablar”? ¿Y qué ha venido inmediatamente después? Una ruptura, ¿a que sí? Veamos qué podemos hacer en estos casos. Para aprender a anticiparos, podéis usar el diálogo siguiente como modelo:

Diálogo modelo para aprendizas de Dejadoras:

DEJADORA INICIAL (la otra): “Cariño, tenemos que hablar”.

DEJADA INICIAL (tú): “Es verdad, hablemos. Quiero dejarlo”.

Fijaos que, en este punto, la dejadora inicial (la otra) se ha convertido en dejada de manera automática, gracias a que os habéis anticipado. Ya no sois las dejadas, ahora sois las dejadoras, es decir, las ganadoras.

Lo que pase a partir de ahora depende del nivel de mente retorcida que posea cada una. El desenlace puede ser muy fácil o muy difícil, podéis ganar o perder. No dejéis de estar concentradas en ningún momento y pensad muy bien lo que decís, de ello depende vuestra felicidad.

 

Ejemplo 1:

DEJADA POSTERIOR (la otra): “Vale, pues lo dejamos”.

DEJADORA POSTERIOR (tú): “No, no lo dejamos, soy yo quien te deja”.

Este ejemplo muestra el mejor escenario posible, porque demuestra que, aun siendo la otra quien tenía intención de dejarte, has conseguido ser tú quien la deja a ella. ¡Bravo!

 

Ejemplo 2:

DEJADA POSTERIOR (la otra): “¿Dejarlo? Pero si yo solo quería hablar de las  vacaciones, para cuadrar agendas y eso…”

DEJADORA POSTERIOR (tú): “Pues llegas tarde, te dejo”.

 

En cambio, este ejemplo describe el peor escenario de todos: ella no quería dejarte. De haber contestado tú algo distinto, quizá se habrían arreglado las cosas, pero a veces el orgullo desmesurado y el afán por anticiparse cuando no toca pueden jugar malas pasadas. Acabas de quedarte sin novia. ¿Quién te arropará ahora por las noches? ¿Quién saciará tu pasión? ¿Quién te cortará las uñas de los pies?

 

CONCLUSIÓN: Anticiparse cuando las cosas pintan mal, sí. Anticiparse por anticiparse, no. Puedes quedarte compuesta y sin novia…

La Polli-Carme Pollina

 

FOTO: Daquella manera

http://www.flickr.com/photos/daquellamanera/2680030018/sizes/m/in/photostream/

 

 

 

 

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Tags: , , , , ,


Acerca de la autora



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al principio ↑